lunes, 25 de septiembre de 2017

PROHIBIDO PROTEGER AL UROGALLO

Es  la especie emblemática que junto con el lince está en mayor riesgo de extinción. 

En especial en la Cordillera Cantábrica, se encuentra al límite.



A lo largo de los últimos años, se han invertido  8 millones de euros en la Cordillera Cantábrica  en  la aplicación de un Programa Life que ha sido un absoluto fracaso. Las conclusiones después de finalizado el proyecto es que la especie se extingue.

Eso sí, los 8 millones de euros  se gastaron íntegramente.

Resulta curioso que  con tanto esfuerzo y viendo que la especie está en máximo riesgo no se adopten todas las medidas posibles de recuperación. Y todos sabemos que el principal problema está en el hábitat.   Un hábitat que evoluciona hacia estados  negativos para la conservación del Urogallo.

Curiosamente,  el Urogallo en pleno declive poblacional, recolonizó un lugar,  el  pinar de pino silvestre del Concejo de Allande, lamentablemente quemando salvajemente.  También otra experiencia en Ponga, en el bosque de Peloño, los urogallos aguantaron en una pequeña mancha de pino silvestre, resto de una antigua plantación.

En Pirineos,  la plantación de pinos silvestre es una estrategia que está dando magníficos resultados. Nada de aterrazamientos, plantación de rodales de pino, efectuados manualmente.

En la Cordillera Cantábrica el pino silvestre es una especie autóctona, aún queda un bosque importante, el pinar de Lillo en León. Sin embargo, plantar esta especie autóctona de la Cordillera Cantábrica está totalmente prohibido en los espacios naturales de Asturias.

Parques  Naturales y  Reservas de la Biosfera donde  había, o aún queda algún ejemplar de Urogallo, prohíben por sus normativas plantar pinos silvestres como estrategia para recuperarlo, poniendo una vez más de manifiesto la negligencia ambiental de esta región   en sus estrategias de conservación de la biodiversidad.

FAPAS PLANTA PINOS SILVESTRES EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA.

Así que buscando una estrategia para plantar pinos silvestres, nos hemos tenido que ir hasta la estación de   esquí de Pajares para plantar   pinos silvestres con los niños.

Y es que la  estación deportiva está fuera de  todos los espacios protegidos. Hacer educación ambiental, enseñar a los niños a plantar árboles y hacerlo con especies que  serían interesantes para la recuperación del Urogallo, hay que hacerlo en terrenos  que no estén protegidos.

Este  fin de semana, hemos pasado una mañana estupenda, plantando pinos silvestres y acebos, al pie de uno de los mejores bosques cantábricos en el Valle del Huerna. Sería un milagro que el Urogallo volviese por estas montañas, pero por   llevar a cabo acciones de   valor ambiental para esta especie, que no quede.







viernes, 22 de septiembre de 2017

EL GRAN OLVIDADO DEL BOSQUE

Porque es abundante, quizás porque no es espectacular, pero sin embargo su presencia es fundamental en la ecología de los bosques cantábricos.


Porque si queremos que haya lobos viviendo en libertad, también debe de estar  presente de  una manera estable su presa  favorita; el jabalí.


Sin embargo  poco o nada nos acordamos de él.  Solo  son números en las estadísticas de la caza. Las grandes Reservas   de Caza  de las montañas cantábricas  establecen  varias miles de batidas para  matar al cerdo salvaje.

Sin mayor  objetivo que matar cuantos más mejor. Sin tener en cuenta que se trata de una especie clave en el equilibrio de los frágiles ecosistemas de montaña.  Sin su presencia, los lobos tendrán que modificar su  presa más abundante, comenzarán los daños a la ganadería.

El principal sistema de  caza del jabalí, es la batida. Un sistema  anárquico que    permite matar cualquier ejemplar del grupo familiar, desde los grandes a las crías.  Sin embargo, el jabalí es una especie sedentaria que tiende a vivir  de forma estable  en  el territorio que elige.

El sistema de caza por batida, actúa sobre los grupos familiares  de forma tan extrema, que los dispersa de manera incontrolada, obligándolos a cruzar carreteras donde  cientos de jabalís, provocan accidentes. ¿Provocan los accidentes los jabalís?, o  es el sistema de caza el que lo favorece.

Pocas veces hablamos en  conservación del jabalí. Como es abundante... Pero no tanto. En las grandes reservas de caza la presión es tan grande que los jabalís para sobrevivir generan mecanismos poco conocidos. Pasan a parir las hembras 2 veces al año, en vez de una que es lo normal.

Las hembras se hacen fértiles a los dos años, si no lo hacen ya el primero, cuando debería de esperar a los 4-5 años. Todo un desequilibrio que nos pasa inadvertido. Claro, como son jabalís, parece que a nadie importa.






 HAZTE SOCIO DEL FAPAS




miércoles, 20 de septiembre de 2017

LOBOS, CONOCER MEJOR LO QUE QUEREMOS PROTEGER SEGUNDA PARTE

Uno de los mayores problemas en la gestión del lobo, es poder reconocer cuando un daño por ataque de lobo es real o se corresponde con  un ataque de perro.


Por experiencia, conocemos la poca  fiabilidad que hay en general con la capacidad de discernir un ataque de lobo de uno de perro  en el mundo rural.

Para cualquier propietario de ganado, la presencia de un animal muerto   se corresponde con un  ataque de lobo.  Sin embargo, hay suficiente información y trabajos de campo que ponen de manifiesto las claras diferencias  que en general existen entre un ataque de lobo y otro de perro.

También  es cierto que en la actualidad, se han generalizado algunas razas de perros que causan ataques al ganado y que las características de estas muertes son muy  similares a las que causan los lobos.

Todo ello genera una gran confusión, más cuando  por falta de experiencia, quienes han de comprobar los daños, son incapaces de discernir entre el ataque de uno u otro animal.

Las reclamaciones de los daños por parte de los ganaderos, tanto con buena como con mala fe,  generan situaciones de tensión cuando los ataques no pueden ser  identificados con claridad, lo que conllevaría a  dirimir de manera precisa, quién es  a su vez el responsable de la indemnización, las administraciones públicas, los propietarios de  los perros, o los Ayuntamientos, si se trata de perros indocumentados.  Curioso, nunca nadie reclama daños a los Ayuntamientos.

En las Comunidades Autónomas donde  hay lobos y causan daños, faltan expertos. Quizás patrullas de la Guardería Ambiental  altamente cualificadas, que identifiquen de manera clara  los daños, pues eso permite  tramitar los expedientes con certeza y evitar el constante engaño que también se produce al  achacar cualquier muerte de ganado a la acción de los lobos.

Recordemos   que su dieta alimenticia está basada  de manera muy importante  del consumo de carroña. No porque un animal doméstico haya sido comido por los lobos,  tiene que ser imprescindiblemente  un ataque.

Son muchos los frentes en los que las Administraciones deberían de trabajar para  frenar el conflicto  del lobo en  aquellos territorios  donde habita. Sin embargo, la medida  más aplicada es la que más  apoyo tiene en el medio rural; matar. Matar sin  tener en cuenta las consecuencias de  una gestión descontrolada que tal como se está comprobando en Asturias, ha llevado al incremento de daños del lobo a la ganadería doméstica.

Un nuevo capítulo de los  informes de   Caroline Waggershauser  nos aproxima a esta realidad de los daños de lobos  o perros.



Si tienes problemas para  leer el informe, pincha en el enlace:
https://www.slideshare.net/secret/7mO3wNbscnqsuL




martes, 19 de septiembre de 2017

RECORDANDO A BEN, EL ÁGUILA PESCADORA DE LA RÍA DE VILLAVICIOSA

Desde la desaparición de este macho en el 2013, el estuario asturiano sigue sin disfrutar de águilas pescadoras de forma permanente durante el invierno

Imagen de BEN en la ría de Villaviciosa tomada por nuestras cámaras de fototrampeo días antes de emprender su última migración primaveral en el 2013

-La espectacular migración de las águilas pescadoras

 Fotografía de BEN tomada por David Dosil en el 2009 

Las águilas pescadoras son aves potentes, capaces de atravesar extensiones relativamente grandes de agua como el Báltico, el Mediterráneo o el océano Atlántico. Al contrario que muchas rapaces, las pescadoras emigran sobre frentes muy amplios y no se concentran en rutas específicas; una estrategia que quizás esté relacionada con la necesidad de asegurar un buen avituallamiento durante el viaje.

La base genética de la migración, sin ningún aprendizaje, determina que las aves en general, sean muy conservadoras en la elección de las áreas de invernada. Las variaciones graduales siempre son posibles, pero no los cambios repentinos y radicales. Por eso el África subsahariana sigue siendo el principal destino de la mayoría de las águilas pescadoras europeas, durante el invierno.

Los jóvenes son muy móviles y zigzaguean mucho durante la migración, frente a los individuos adultos que repiten cada año la misma ruta, utilizando para repostar, puntos fijos con buena pesca. 

En la mayoría de los casos, el simple hecho de volar en la dirección correcta durante el tiempo necesario, es suficiente para que nuestros protagonistas sepan que han llegado a su destino; aspectos que sin duda resultan más sencillos, si el individuo en cuestión no emprende la migración por primera vez. 

Se calcula que la tasa de mortalidad en los jóvenes durante los dos primeros años de vida, es del 62%, y de los ejemplares que alcanzan la primera reproducción con éxito, un 85% regresa al año siguiente.


-BEN, un rebelde con causa 
En la actualidad, la mayor amenaza para la conservación de muchas aves europeas se encuentra en las áreas de invernada: los estuarios y demás ambientes húmedos de los trópicos cada vez son más reducidos, debido a la expansión humana. Además, el uso de pesticidas no está regulado en estos países, lo que provoca que muchas aves no regresen después de la invernada, o sufran fracasos reproductivos.

No sabemos si el cambio climático, la expansión de la especie en el norte de Europa, algún suceso imprevisto a lo largo del viaje, un posible error de navegación, o un poco de todo esto, son la causa de que algunas águilas pescadoras decidan quedarse en la Costa Cantábrica para pasar el invierno. La cosa es que la experiencia resulta claramente rentable, para aquellas pescadoras que optan por desafiar la norma, ya que todos nuestros invernantes acaban formando parte de ese exclusivo club del 85% que sobrevive a la primera reproducción.


-Los cumpleaños de BEN en la ría de Villaviciosa
El 11/11/2007 marca un antes y un después  en el estudio y la conservación de las águilas pescadoras en la Costa Cantábrica. Ese día, con la inestimable ayuda de los ornitólogos José Manuel Sayago y Mar del Arco, conseguimos realizar la primer captura y marcaje de uno de los escasísimos ejemplares que pasan los inviernos en la costa cantábrica, y así, gracias a su anilla, pudimos diferenciarla de otras pescadoras, y hacer un seguimiento de la invernada, al igual que estos especialistas andaluces hacen en las marismas de Huelva desde hace años.

José Manuel Sayago, Mar del Arco y Doriana Pando de FAPAS, durante el anillamiento de BEN, en el 2007


-Haciendo cábalas
Fapas ya disponía de información desde el 2003, de al menos un águila pescadora adulta que pasaba los inviernos en la ría, utilizando los mismos posaderos y zonas de pesca que BEN, el ejemplar anillado en el 2007. Si esa pescadora hubiese sido siempre la misma, BEN podría haber nacido en el 2001 (Se sabe de la presencia de un águila pescadora joven que fue fotografiada en la ría de Villaviciosa en enero del 2000, pero su diseño cefálico no coincide con el de BEN).



En el 2009, fueron los escolares del Colegio Maliayo los encargados de ponerle el nombre, y desde entonces, esta pescadora se convirtió la mejor embajadora de su especie en la costa cantábrica, constituyendo su puntual regreso a la ría, todo un acontecimiento.

Alumna de la Escuela infantil de la Oliva, en Villaviciosa, pescando con BEN en el 2011

-Jugando a Gran Hermano con las águilas pescadoras
A partir del 2010, con la ayuda de BEN, incorporamos las cámaras de disparo automático, al seguimiento de las águilas pescadoras; un método infalible y novedoso para leer anillas que además permitía testar la mayor o menor presencia de ejemplares durante los pasos migratorios, o conocer aspectos muy interesantes sobre la especie y su entorno (tipo de presas, hábitos de pesca, etc.).

Alfonso Hartasánchez comprobando el funcionamiento de una cámara en la Ría de Villaviciosa

BEN posando para la cámara en uno de sus posaderos preferidos, frente a la playa de Misiego

Durante al menos 5 temporadas esta pescadora fue fiel a su cita con la ría de Villaviciosa, llegando puntualmente en septiembre para “las fiestas del Portal”. Las águilas pescadoras son capaces de reproducir generación tras generación pautas migratorias muy complejas, siguiendo ciclos fijos que se cierran cuando llegan a sus cuarteles de reproducción e invernada. Por eso, aunque se trata de especies muy longevas que pueden llegar a sobrepasar los 25 años de edad, sabemos que no existe la posibilidad de que BEN haya cambiado la ría de Villaviciosa por otro destino invernal, por lo que su ausencia solo puede interpretarse como el fallecimiento de nuestra entrañable amiga durante uno de los viajes migratorios del 2013, o en esa misma estación reproductora.

Nunca llegaremos a saber a ciencia cierta dónde tenía BEN su otra casa. Se dice que las águilas pescadoras francesas superan directamente los Pirineos dirigiéndose hasta el sur de España, para llegar a sus cuarteles de invernada en África, y que las finlandesas lo hacen cruzando el mar Negro, y después el Mediterráneo, por lo que lo más probable, por nuestra situación geográfica, es que BEN hubiese nacido en Escocia. Pero con el fototrampeo y la lectura de anillas, hemos descubierto que las águilas pescadoras francesas, finlandesas o alemanas también son visitantes habituales de la costa Cantábrica.



lunes, 18 de septiembre de 2017

SANTUARIOS PARA LA FAUNA

En las montañas cantábricas donde hay ciervos, el bramido parece que nos acerca a territorios de naturaleza salvaje.



La humedad del mes de Septiembre ha favorecido que los ciervos hayan comenzado pronto  su celo. Los bramidos se escuchan por zonas  de montaña en un momento difícil para su supervivencia.

Las peleas entre machos por el control de las hembras  les hacen perder la parte de un comportamiento innato de supervivencia, les hace vulnerables a los furtivos o al disparo certero de un cazador.

No es la caza en sí lo que   hace que se pierda la perspectiva de vida salvaje. Para el cazador  es salvaje desde el mismo momento que lo ve y trata de matarlo. Para otra mucha gente, la vida salvaje comienza cuando un ser  que vive en la naturaleza puede hacerlo  con libertad.

Estas escenas grabadas en  zonas   ocultas de bosques, podrían parecer afianzar de que efectivamente hay naturaleza salvaje  en las montañas cantábricas. Pero no es cierto. 

Este ciervo vive en uno de los espacios   supuestamente mejor protegidos de la naturaleza ibérica, en un Parque Natural de Asturias, también declarado Reserva de la Biosfera.  Estos espacios tienen como finalidad la conservación de la biodiversidad.  Defender y proteger un patrimonio que es de todos los ciudadanos. 

Pero en realidad es de unos pocos, solo del 2 por ciento, el resto, el 98 por ciento de los ciudadanos   de este país, no tenemos derecho a    sentir que está protegido, pues  en este  Parque Natural no hay 1 metro cuadrado donde pueda poner sus patas sin el riesgo de que le peguen un tiro.

Debería de haber una iniciativa ciudadana que exigiera a las Administraciones que en los espacios protegidos se creasen santuarios para la fauna, donde el riesgo de morir de un animal salvaje  lo sea exclusivamente por cuestiones naturales.


  




 HAZTE SOCIO DEL FAPAS

domingo, 17 de septiembre de 2017

LOBOS EN EL PUNTO DE MIRA

Informándonos de la realidad del lobo en las montañas cantábricas.


Hace tres años, FAPAS dedicaba una de sus Video Noticias, Lobos en el Punto de Mira.   La problemática de esta especie  estaba en ese momento candente a causa de las reclamaciones del mundo ganadero. Unas reclamaciones que a  nosotros nos parecían ciertas, pero solamente en parte.

Desde hace años,    venimos comprobando que el mundo ganadero trata de achacar al lobo, todas, absolutamente todas las muertes de ganado que se producen en la montaña. El fraude ha sido una constante que ha elevado el tono de las reclamaciones. Gritar para cobrar, presionar  para  que la Administración pague.

Esta extorsión, fraude y engaño ha sido constante, y lamentablemente aún ahora lo es. Tratar de hacer del lobo un seguro a todo riesgo para el ganado que se deja en la montaña. Ante esta actitud, la Administración, durante años, ha manifestado una sumisión total. Pagar antes que perder un voto.

La política tiene mucho que ver en esta problemática del lobo, ya que se produce    especialmente en Concejos de   escasa población humana, donde el voto tiene mucha importancia.

Unos pocos vecinos, pueden decidir con facilidad el día de las elecciones el cambio de  alcalde y de partido. Esos votos son muy importantes luego para la composición del Parlamento Regional, para  mantener u obtener el  poder. Por eso,  nunca vemos una actitud de persecución del fraude en el mundo rural asociado al engaño de los daños de fauna silvestre.

Tampoco lo vemos en otros   ámbitos, los incendios forestales, o a otros aspectos también preocupantes, el fraude asociado al mantenimiento de la actividad profesional pese a estar en periodo de jubilación, o lo que es peor, al fraude económico, ya que la ganadería de montaña  es una actividad económica que se realiza aún con mucha intensidad al margen de la Ley, no paga impuestos.

Todo esto, debemos de conocerlo.  Por  eso rescatamos esta video noticia del FAPAS de hace tres años, que mantiene en estos momentos toda su  actualidad. Por cierto, contamos que hace tres años solicitamos permiso para hacer un trabajo de radio seguimiento con lobos en las montañas cantábricas. No lo han autorizado,  el Gobierno de Asturias prefirió matar a los lobos, aunque   fuera dentro de  un Parque Natural y Reserva de la Biosfera.

LOBOS EN EL PUNTO DE MIRA



 HAZTE SOCIO DEL FAPAS
















viernes, 15 de septiembre de 2017

LOBOS; CONOCER MEJOR LO QUE QUEREMOS PROTEGER

Es uno de los grandes fallos de la conservación de la naturaleza, queremos proteger, pero solo intuimos porqué.



La situación a la que se ha llegado con el lobo, tratando de exterminarlo de muchos sitios, de volver a perseguirlo por la supuesta gravedad de su presencia en la naturaleza para los intereses humanos, se produce, porque  existe una inmensa ignorancia sobre esta especie.

Escuchamos auténticas barbaridades que  se atribuyen a los lobos, gran parte de ellas relacionadas con los ataques al ganado doméstico. Barbaridades que la inmensa mayoría de la gente cree por carecer de ningún tipo de  conocimiento.

Y lo que es peor,   la inmensa mayoría de los que defienden al lobo tampoco poseen mayor información o conocimiento. Si unos lo odian por su supuesta maldad, otros lo admiran por cuestiones de belleza o simplemente  entusiasmo por la naturaleza.

Pero para proteger, hay que desarrollar argumentos sólidos y veraces  sobre lo que queremos conservar.  Sobre el lobo, hay multitud de información, pero entendemos que no es una información formativa, es una información divulgativa.

Para proteger  una especie tan compleja y en una situación de tanta tensión social como la que se produce en sectores que lo rechazan, debemos de tener argumentos y los argumentos se obtienen  con la información.

Es bueno que quién reclame la protección del lobo lo haga, además de por los  ideales que muchos llevamos dentro de  proteger a la naturaleza en general,  lo haga también con criterios, con razonamientos  sólidos y argumentos respaldados por criterios técnicos y científicos.

Es necesario combatir  a la desinformación, al criterio burdo basado en creencias y supersticiones a una desinformación  que con mucha facilidad alcanza a los políticos que toman decisiones, pero que ven en la oportunidad de ponerse al lado de la ignorancia, una opción de favorecerse políticamente.
El lobo y toda la problemática que entorno a él se desarrolla, es cada vez más evidente que posee   un alto interés de manipulación, para obtener otros réditos.

El lobo vende en los medios de comunicación. Cada imagen de las ovejas degolladas y destripadas se convierte en impactos que se traducen en  mayores ventas para los medios que las publican.

El lobo vende en las casas consistoriales, cada alcalde que se postula como férreo aniquilador de lobos, obtiene un rédito político en forma de votos.

Cada sindicato agrario que utiliza el argumento del lobo para vaticinar la peor crisis de la historia del mundo rural, afianza a sus asociados y mantiene y renueva cuotas.

Ante ello, solo cabe una estrategia: INFORMACIÓN

Si vas a hablar del lobo, debatir y defenderlo,  hazlo con conocimiento de causa, no se puede defender algo que se desconoce.

Vamos a publicar una serie de informes elaborados por la documentalista Caroline Waggershauser.  Si quieres saber más del lobo, leételos…


Si tienes algún problema para ver el informe, accede a este enlace:

https://www.slideshare.net/secret/u9SLPt8m94ZEr0



MENOS LOBOS EN LAS MONTAÑAS ASTURIANAS

La población de lobos de las áreas de alta montaña de la Cordillera Cantábrica está desestructurada y presenta en algunas áreas un mínimo poblacional que es la causa del incremento de daños a la ganadería.



El seguimiento de la población de lobos en zonas de  alta montaña ha permitido demostrar que  la población  de este depredador se encuentra en una situación crítica  familiar.


Durante 2016, y entre los meses de mayo a  diciembre, FAPAS llevó a cabo un estudio de  determinación de presencia de lobo por impactos fotográfico en el área central de Asturias, en zonas de  montaña  ubicadas entre los 1.500 y 500 metros de altitud en los concejos de Teverga y Somiedo,  determinando cuántos lobos pasan  en un momento  y de manera conjunta por delante de una cámara fotográfica instalada en zonas de hábitat de lobo con presencia permanente durante todo el año. En total se instalaron  10  estaciones de trampeo fotográfico distribuidas sobre una superficie de 20.000 hectáreas.

El resultado  contrasta con  los datos  de otros estudios que establece una media de cuatro a seis lobos por grupo familiar en la Cordillera Cantábrica. Mayor diferencia  se manifiesta    con los datos que se dan a la sociedad asturiana, planteando que cada grupo familiar de lobos que habita en Asturias, está compuesto por unos  10 ejemplares.

RESUMEN:

56 IMPACTOS FOTOGRÁFICOS  LOBO EN 2016 (las veces que las cámaras fotografiaron lobos)
45 IMPACTOS FOTOGRÁFICOS  CON 1 LOBO AL PASO (Las veces que  las cámaras solamente fotografiaron un  solo ejemplar de lobo)

5 IMPACTOS FOTOGRÁFICOS  CON 2 LOBOS AL PASO (Las veces que  las cámaras fotografiaron dos ejemplares juntos de lobo)

4 IMPACTOS FOTOGRÁFICOS  CON 3 EJEMPLARES AL PASO (Las veces que  las cámaras  fotografiaron  tres ejemplares juntos de lobo)

1 IMPACTO FOTOGRÁFICOS  CON  4 EJEMPLARES AL PASO (Las veces que  las cámaras  fotografiaron  cuatro ejemplares juntos de lobo)

TOTAL  IMPACTOS FOTOGRÁFICOS LOBO AL PASO: 74

MEDIA PROPORCIONAL DE EJEMPLARES POR IMPACTO FOTOGRÁFICO:  1,321


1,321, se interpreta como  el número de ejemplares de lobo que  componen un grupo familiar en determinadas áreas de montaña de Asturias, basado en los hábitos ecológicos  del lobo de recorrer  en grupo los territorios donde habitan para obtener alimento.

Aunque este es un dato que no puede ser extrapolado al conjunto de la Cordillera Cantábrica,  incluso en el  propio territorio donde se ha desarrollado el estudio puede de manera puntual producirse la presencia de un grupo de lobos más numeroso procedente de Castilla, es en todo caso un indicador  muy expresivo de la  situación que existe en territorios de montaña de manera constante, en relación con  la estructura familiar del lobo, especie que depende de esa estructura  para  sobrevivir.

A mayor número de ejemplares del grupo familiar de lobo, mayor  capacidad de captura de  presas silvestres, menor presión sobre ganado doméstico.

A menor  número de ejemplares del grupo familiar de lobo,  la modificación del comportamiento de caza  se orienta hacia la captura de presas fáciles, incremento de ataques a ganado doméstico.

La gestión caótica que se ha llevado con la población del lobo en Asturias durante los últimos seis años,  es  sin duda,  la responsable de la situación actual, derivada de una  pérdida muy importante de la estructura familiar del lobo que impacta sobre territorios más bajos y cercanos a la costa.

Quizás, el dato más relevante es que la falta de estructura social de los lobos en áreas de alta montaña,  ha obligado a la población lobuna a estructurarse sobre mínimos poblacionales, es decir, presencia de ejemplares  solitarios, o como mucho en grupo de dos con hembras desperdigadas sobre territorios donde buscan sobrevivir matando exclusivamente ganado doméstico y aisladas que  paren en  zonas  frondosas, muy abundantes  en especial en la zona costera de la región.

Una interpretación fiel de lo que desde un punto de vista ecológico está sucediendo con el lobo en   diversas partes de Asturias, es que   el Gobierno de Asturias a través de la  gestión de la  Consejería de Agroganadería y Recursos Naturales a la que se le retiraron las competencias en materia de biodiversidad,  ha sido la responsable directa del incremento de los daños del lobo a la ganadería asturiana, al haber aplicado durante años, una  gestión anárquica que ya permitía abatir todo lobo que  se pudiera en  Asturias, centrando lamentablemente su nefasta gestión sobre las zonas de alta montaña, donde precisamente es necesaria una mayor estabilidad  de la población del lobo.

Lobos en la niebla

LOBOS EN SU HÁBITAT EN LA CORDILLERA CANTÁBRICA from FAPAS on Vimeo.