IRIS Revista IRIS, número 11- 2ª época-2005
(publicada por la Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza,
AEFONA

EL LOBO EN LOS PICOS DE EUROPA: VEINTE AÑOS DE DESENFOQUE1


Fotografía: Antonio Sabater

Nadie mejor que Roberto Hartasánchez, Presidente de FAPAS (Fondo para la Protección de los Animales Salvajes), para inaugurar esta nueva sección de nuestra revista.

Roberto, su hermano Alfonso y un sinnúmero de trabajadores, colaboradores y voluntarios, llevan más de 20 años trabajando en la Cordillera Cantábrica en pro de la conservación de las especies. Campañas de concienciación ecológica y educación ambintal, repoblación con árboles y arbustos autóctonos que permitirían posteriormente reconstruir el ecosistema, campañas en contra del uso de venenos, seguimiento y control de las especies amenazadas por medio de cámaras trampa, creación de fondos de compensación para pagar los daños causados por el oso y el lobo principalmente, denuncias a furtivos y delincuentes ecológicos, etc… Han permitido que la población de oso pardo en la Cordillera Cantábrica, prácticamente desaparecida en los años 80, vaya experimentando un esperanzador y lento incremento. Del mismo modo, las poblaciones de otros grandes depredadores, como el lobo ibérico se han visto beneficiadas por estos trabajos conservacionistas y paradójicamente (pensarán algunos), los pisos inferiores de la pirámide ecológica se han aprovechado de ésta mayor protección y recreación de hábitat para crecer también en sus poblaciones. De este modo, los herbívoros (grandes y medianos ungulados), es decir potenciales presas naturales para éstos super-depredadores, también se han visto favorecidos.

En el apasionante artículo que os ofrecemos a continuación. Roberto nos habla de la problemática de gestión y conservación de una especie tan emblemática como es el lobo ibérico (Canis lupus signatus ) en los Picos de Europa, un área tradicionalmente ganadera; la destrucción e invasión de su hábitat histórico por parte del hombre y sus interacciones con éste. Asimismo, expone sus propuestas para la gestión y conservación de esta especie, basadas en sus años de experiencia en campo y en el conocimiento de la realidad socio-económica de la zona. Si éstas propuestas no son tenidas en cuenta, más pronto que tarde el lobo ibérico estará condenado a desaparecer de ésta zona de la Península Ibérica.

Ángel M. Sánchez - Secretario AEFONA

    
Hace ahora casi veinte años (el 15 de diciembre de 1986) publicábamos una hoja informativa sobre los lobos en los Picos de Europa. Dos aspectos destacábamos entonces: primero, que desde el FAPAS no "echábamos lobos al monte" y, en consecuencia, no éramos responsables de los daños que en el verano de aquel año había causado en los puertos de Nedrina y Tajadura y segundo, que en nuestra opinión si el lobo colonizaba la vertiente norte de los Picos, un territorio modelado a lo largo de los siglos por una milenaria cultura de pastoreo de ovino y caprino vinculada a la elaboración de quesos en donde existía una limitada población de presas silvestres, produciría un grave desequilibrio no sólo socioeconómico sino también ecológico que llegamos a predecir y calificar en aquel momento como de "desastre".2

Entre las conclusiones de aquel primer informe decíamos que la vertiente marítima de los Picos, por evidentes razones socio ecológicas y de estructura territorial, no reunía las condiciones óptimas "para que existan lobos y, por tanto, vecinos, organizaciones conservacionistas y Administración, han de trabajar conjuntamente y con honradez para evitar que éstos hechos [los daños de lobo] se vuelvan a repetir."3

Diez años después, en el Boletín de marzo de 1996, volvíamos a insistir en la cuestión y planteábamos la necesidad de una gestión del lobo que, acorde con la realidad agro ecológica e histórica de un territorio vinculado al pastoreo lechero de ganado menor, impidiera su establecimiento estable en la vertiente norte del macizo. Las reacciones de los grupos pro-lobo y de los conservacionistas urbanos no se hicieron esperar y entonces se nos acusó de "matar lobos" en los Picos de Europa.

Pasado el tiempo, y ante el dejar hacer de las sucesivas administraciones ambientales que, dicho de paso, vieron con buenos ojos la colonización del lobo en un territorio controlado secularmente por el pastor, éste ha conseguido establecerse y criar no sólo en la vertiente marítima de los Picos sino recientemente también en la Sierra pre-litoral del Cuera.

La presencia estable de lobo en este territorio coincide en el tiempo con la práctica desaparición de los rebaños de ovino y caprino de vocación lechera que realizaban una trashumancia corta de la marina, o los valles interiores, a los puerto de los Picos, o del Cuera, cuya práctica resultaba no sólo fundamental para la economía del territorio sino, lo que es más importante, para el mantenimiento de los pastos alpinos y el ecosistema de montaña.


Fotografía: Antonio Sabater

Por aquel entonces el pastoreo tradicional había iniciado décadas atrás, por diversas razones, un inexorable declive y la presencia del lobo vino a sumarse como un escollo insalvable. Los pastores se deshicieron mayoritariamente de sus rebaños, algunos de los cuales, en determinadas sagas familiares, llevaban generaciones y generaciones pastando en los mismos lugares, sin que desde ningún estamento se valorase el desequilibrio ecológico que la desaparición de esta actividad ganadera habría de acarrear, ni se plantease un estudio riguroso de sus métodos y manejos que nos sirviera ahora como referente para plantear un modelo de gestión agroganadero integrado en una estrategia de conservación.

 
Por eso, lo que echamos de menos en el amplio mundo de los conservacionistas, de los científicos y de las administraciones ambientales, tan preocupadas por la biodiversidad y el desarrollo sostenible, es que no hayan demostrado el mismo interés por el lobo que por una cultura, la del pastoreo, que dio pruebas inequívocas de saber manejar las claves del equilibrio territorial —y que, en el caso de los Picos de Europa, supo adaptar su actividad a la compleja geografía rocosa para crear una ajustada e inteligente estabilidad ecosistémica—, y no haya generado, al menos, un entusiasmo parecido al que suscita ahora su alter ego.
   
Aunque parezca increíble, a pesar de su dilatada historia milenaria el pastoreo quesero con rebaños mixtos no ha sido jamás objeto de estudio y reflexión durante estos casi noventa años de parque nacional. Los sucesivos gestores burocrático-políticos-conservacionistas no han querido aprender nada y han despreciado, cuando no perseguido, unos métodos de gestión tradicional y unos usos ganaderos a todas luces fundamentales para la conservación de la montaña.


Fotografía: Antonio Sabater

   
Entrados ya en el siglo XXI el resultado no puede ser más desalentador. Por nuestra parte, volvemos a repetir el mismo argumento que llevamos defendiendo en estos últimos veinte años, con poco éxito a tenor de los hechos y del escaso eco que nuestro diagnóstico ha tenido entre las autoridades ambientales: la gestión del lobo, y especialmente en territorios como la vertiente norte de los Picos de Europa y la Sierra del Cuera, "precisa poner en práctica medidas de control poblacional sin que ello pueda ser interpretado en modo alguno como una actividad perjudicial. Al contrario, estamos convencidos que quienes defienden a ultranza la presencia del lobo en cualquier tipo de territorio, lo hacen por carecer de la experiencia y conocimiento de la compleja ecología del animal, convirtiéndose precisamente este criterio ultraconservacionista en un factor de riesgo que amenaza nuevamente su conservación en España."4

Existen dos opciones para tratar de definir cuales son los territorios adecuados para la conservación del lobo: en aplicación de la "biología de la conservación", serían aquellos donde la especie se asiente; mientras que por "gestión de la conservación" serían aquellos en donde nos interese que se asiente.

lobo-iris4.jpg (17776 bytes)
Fotografía: Antonio Sabater

¿Qué debe prevalecer, la biología o la gestión de la conservación? Hay muchos defensores que apostarían por lo primero: dejar que el lobo se asiente sobre cualquier territorio y asumir los costes sociales, económicos y la transformación del territorio que implica su conservación.

Estos son los mismos que no han encontrado todavía las relaciones entre la ganadería extensiva y la conservación de la fauna silvestre y piensan que se puede hacer conservación al margen de la realidad social y económica del mundo rural.

Parece por tanto más aconsejable apostar por la gestión que, en definitiva, debe abordar el problema evitando que la especie en su conjunto desaparezca, o se sitúe en riesgo de extinción y evitando también que colonice territorios donde hará sin duda más daño, no sólo económico que también, sino ecológico.

Para ello la estrategia de conservación del lobo pasa por garantizar su presencia en territorios en los que la abundancia de caza y el manejo ganadero adaptado desde antiguo a su presencia —rebaños de vacuno y equino de carne, ovino o caprino minoritario para autoabastecimiento en el entorno de la casería u ovino trashumante de carne secularmente controlado por el pastoreo con mastines— propician una cohabitación razonable entre el lobo y la sociedad rural.

Son estos territorios lugares en los que el lobo se ha establecido desde tiempos inmemoriales y en donde, incluso, los ganaderos más jóvenes tienen constancia de su presencia. Son, pues territorios, donde ambos, el lobo y el ganadero, han establecido a lo largo del tiempo una relación de convivencia razonable. Una acertada política de indemnizaciones ante los eventuales daños y, si acaso, algún control poblacional, para evitar un incremento no deseado de las poblaciones lobunas, bastaría para garantizar su conservación y el equilibrio ecológico en el medio.

Por el contrario, existen territorios donde la presencia estable de lobo forma parte de un pasado remoto y en donde los manejos ganaderos seculares, por su complejidad y por la vulnerabilidad de la cabaña, no son compatibles con una neocolonización sin referentes inmediatos. Son territorios con presencia mayoritaria de rebaños estantes de ovino y caprino de vocación lechera, con predominio del pastizal sobre el bosque y con contingentes cinegéticos más bien escasos.

   
Estos territorios, próximos al mar y preservados de la presencia estable de lobo tanto por las dificultades de accesibilidad biogeográfica como por la persecución de los pastores que les impedían la colonización, funcionaron en el contexto regional a modo de "islas". Nos estamos refiriendo a la vertiente norte de los Picos de Europa entre los ríos Sella y Deva y a la Sierra del Cuera en donde los desfiladeros Norte – Sur y la imponente pared caliza que nos separa de la meseta castellana actuaron en el pasado como barreras poco permeables.

En este tipo de territorio las transformaciones que produce la presencia estable de lobo pueden resultar un factor que desequilibre totalmente la estructura territorial, ecológica, cultural y económica del pastoreo de ovino y caprino lechero ya de por sí bastante debilitada.

Así pues, una adecuada gestión del lobo debe basarse en los conocimientos de su biología y de su relación con el territorio, por tanto en su ecología, y tener presentes y prever las repercusiones que su presencia puede provocar en el equilibrio general del medio.

lobo-iris5.jpg (8253 bytes)
Fotografía: Ángel M. Sánchez

   
Conocer las formas de vida de las comunidades rurales afectadas, la historia ecológica y sus particulares manejos ganaderos y valorar la incidencia sobre su socioeconomía, resultan fundamentales para valorar la compatibilidad o no del lobo con el territorio y con el medio socio ecológico en el que se inserta.

No nos vale, por tanto, ni la visión purista de un investigador, ni el trasnochado parecer de un burócrata que actué exclusivamente sobre la base de unos marcos legales generales que, de tan preocupados que están por la protección del lobo, se olvidan siempre de la extraordinaria función ecológica que realizan los rebaños de ovino y caprino en la conservación de los pastizales alpinos.

En definitiva, defender al lobo en aquellos territorios donde cumple su papel ecológico, valorar el impacto sobre las economías ganaderas en un contexto más amplio que el actual, definir qué territorios pueden o no pueden tener presencia de la especie, y por tanto establecer límites a su expansión, constituyen los ejes fundamentales de una moderna gestión que nos permita conservar al lobo sin tener que renunciar por ello a una ganadería extensiva ovina caprina de vocación quesera y de suma trascendencia tanto para la ecología regional como para la economía rural.

La presencia estable de lobo es, en términos generales, compatible con una ganadería extensiva de vacuno o equino y con recursos cinegéticos abundantes (p.e Somiedo) y es incompatible con un sistema ganadero de ovino y caprino lechero, con ordeño en majada de primavera y verano (900 – 1400 m.s.n.m), ensebe a ralencu de verano y otoño (1400 – 2000) e invernada en cuestas y prados bajos, modalidad ganadera singular que aún se da en municipios asturianos de los Picos de Europa y la Sierra del Cuera.

 

 

Si hace veinte años nuestras opiniones sobre el lobo en los Picos no fueron tenidas en cuenta, no confiamos ahora demasiado en la efectividad de estas renovadas propuestas. Sin embargo, espero que al menos sirvan para poner de relieve que los conservacionistas del FAPAS no soltamos lobos y que, por el contrario, proponemos que para conservarlo es necesario también ponerle límite a su exitosa expansión demográfica. Y hacerlo en función de criterios biogeográficos, ecosociales y ecológicos que superen la mera adscripción del territorio a unos límites artificiosos que, en lo relativo a la gestión del lobo, separan estéril y anodinamente lo que es parque nacional de lo que no lo es.

Texto: Roberto Hartasánchez
Presidente del FAPAS

12 de septiembre de 2005

 

     

1 Este artículo es un extracto de un trabajo que con el título El lobo en los Picos de Europa: ecología, biología y gestión, se publicará como anexo en el ensayo Marqueses, funcionarios, políticos y pastores. Crónica de un siglo de desencuentros entre naturaleza y cultura en Los Picos de Europa. (Izquierdo, J; Barrena, G., en prensa).

2 Los Lobos en los Picos. Hoja informativa del FAPAS. Llanes (Asturias). 15 de diciembre de 1986.

3 Los lobos en los Picos. op. cit.

4 Boletín del FAPAS. Marzo de 1996. Edita FAPAS. Llanes (Asturias). 1996.

  

     

 

    
 

www.fapas.es