INSTALACIÓN DE UN COLMENAR

29-enero-2008

       

Desde el FAPAS siempre os animamos a que tengáis vuestras propias colmenas. Ahora puede ser el momento adecuado para preparar el asentamiento de cara a poner las abejas en primavera. Ahí van unos primeros consejos para la instalación de un colmenar que nos aprovisionará de miel, polen, cera, propoleos, jalea real y alguna que otra picadura, además de beneficiar al entorno con una correcta polinización.
    

EL ASENTAMIENTO 

Podemos decir que el elemento básico para la instalación del colmenar es, sin duda, el asentamiento; el entorno va a determinar cantidad y calidad de los productos obtenidos, además de la salud de nuestras abejas.

A la hora de elegir el emplazamiento hay variables que hay que tener en cuenta, sobre todo tres:

   
1. La idoneidad para las abejas: 

  • Cobertura vegetal. En lo primero que nos fijaremos en el entorno de nuestro colmenar es que la cobertura vegetal sea continua alrededor de las colmenas. Procuraremos evitar grandes masas de agua o autopistas que reducirían el área de pecoreo. También es recomendable que la floración no dependa de cultivos agrícolas intensivos.
    La teoría es que una abeja tiene un
    radio de pecoreo de 3 km, e incluso más, pero prefiere no alejarse más de uno de su colonia. A mayor distancia recorrida mayor será el gasto de energía y menor la producción de nuestra colmena.
     Podemos hacer un calculo aproximado de del rendimiento melífero de nuestro entorno;
    Si consideramos un radio de pecoréo de un kilómetro, nuestras abejas dispondrán de
    300 hectáreas de pasto. Este circulo alrededor de nuestro apiario va a determinar la cosecha.
    La
    floración es una variable determinante que pocas veces podemos elegir. Son mejores floraciones largas y escalonadas todo el año que cortas y explosivas.
    Un ejemplo del modelo ideal sería una combinación de bosque con pastizales y monte de brezo; Tendríamos floraciones continuas desde principios de la primavera hasta finales de otoño.
    Un ejemplo de floración corta y explosiva, sería la del castaño. Dura apenas 20 días y si las colonias no están suficientemente fuertes o si el clima viene lluvioso durante la floración, se nos pasa y nos quedamos sin cosecha. Aún así una floración de castaño puede dar, en años favorables, muy buenas cosechas y una miel de calidad superior.

  • El número de colmenas por colmenar está en relación a la floración del entorno pero, en general, se considera que en una región con flora natural abundante es aconsejable (para apicultura sedentaria) no sobrepasar el número de 50 colmenas por colmenar.

  • La orientación ideal para las colmenas es sur o sureste, para aprovechar lo mejor posible la luz del sol. Pueden ser interesantes árboles frutales entre las colmenas; darán sombra en verano y dejarán pasar el sol en invierno.

  • La humedad es muy perjudicial para las abejas ya que favorece la aparición de enfermedades como la micosis; Hay que evitar terrenos encharcados, fondos de valle muy húmedos, etc. y aislar perfectamente las colmenas del suelo.

2. La comodidad para el apicultor.

  • La apicultura es una actividad gratificante pero si no guardamos las debidas precauciones, las lesiones de espalda van a obligarnos a dejarla antes de poder disfrutar de ella. Hay que recordar que un alza langstroth lleno de miel puede pesar 30 kilos con facilidad.
    El asentamiento ideal sería el que dejara pasar un vehículo entre las colmenas. Comprendemos que esto no siempre es posible pero es imprescindible que, por lo menos, podamos entrar con una carretilla en el apiario. Tendremos que dejar un pasillo de, al menos, 1,5 metros detrás de las colmenas para pasar con comodidad.
    Las colmenas, como hemos dicho, han de estar bien aisladas del suelo. Esta precaución evitará enfermedades en las abejas y en el apicultor; Revisar colmenas con la espalda doblada acaba pasando factura. Cada apicultor deberá encontrar la medida que le resulte cómodo: separar las colmenas 50cm del suelo puede ser una medida adecuada.

3. Que cumpla la legislación vigente.

  • En España la normativa que debemos cumplir a la hora de instalar un apiario es el Real Decreto 209/2002, de 22 de febrero, por el que se establecen normas de ordenación de las explotaciones apícolas. Este Real Decreto determina, entre otras cosas, las diferencias entre un colmenar profesional y uno de autoconsumo, diferentes tipos de explotaciones o distancias mínimas que deben guardar nuestras colmenas a infraestructuras o poblaciones. Esto último es en lo que debemos tener más cuidado a la hora de elegir el asentamiento; nuestras colmenas tienen que estar:
     - A 400 metros de núcleos de población.
     - A 100 metros de viviendas rurales habitadas o instalaciones pecuarias.
     - A 200 metros de carreteras nacionales.
     - A 50 metros de carreteras comarcales.
     - A 25 metros de caminos vecinales.
     - Sin obstruir el paso, en pistas forestales.

Las distancias establecidas para carreteras y caminos puede reducirse en un 50% si el colmenar está en pendiente y a una altura superior de dos metros con la horizontal de las carreteras.
Todas las distancias pueden reducirse en un 75% si los colmenares cuentan con una cerca de al menos dos metros de altura.

  • Hay municipios que cuentan con normativas apícolas propias que hacen más restrictiva la norma general. Conviene preguntar en el ayuntamiento para no llevarnos sorpresas.

   


Un ejemplo de buena cobertura vegetal

 


El tomillo una de las plantas más melífera de la península

 

 


Un colmenar de 50 colonias

 

 


Es vital tener un sitio cómodo para trabajar

 

 


Una manera facil de colocar las bancadas

 

  
Teniendo en cuenta estos factores el siguiente paso es el colocar las bases para asentar las colmenas. Un método fácil y barato es hacer bancadas con cuatro bloques de hormigón y dos largueros de hierro madera u otro material resistente de dos metros de largo.

En esta bancada nos entrarán 3 colmenas con una correcta separación entre ellas.

Debemos tener la precaución de nivelar el asentamiento correctamente para que las colmenas estén horizontales. El suelo de las colmenas debe de estar algo inclinado hacia delante para que no entre agua en la caja (hay colmenas que ya están fabricadas con esta inclinación, tenemos que comprobarlo).

Las abejas pueden confundirse de colmena al regresar del campo. Este fenómeno se conoce como deriva y puede transmitir enfermedades o provocar pillaje (que unas colonias roben y maten a otras). Para evitarlo es importante pintar los frontales de las colmenas de distintos colores. Otra precaución es separar bien unas cajas de otras (mínimo 30cm.) y colocarlas en líneas sinuosas.
   

  
LA COLMENA; TIPOS Y CONDICIONES.

Las colmenas primeramente podemos clasificarlas en dos tipos fijistas, que son las colmenas antiguas, hechas con troncos, tablas o paja que no permiten revisar la cámara de cría y movilistas o colmenas de cuadros móviles. Para una apicultura racional, productiva y con control de enfermedades, usaremos siempre estas últimas.

Las colmenas movilistas, a su vez, tienen dos variantes fundamentales horizontales - los panales para la extracción de miel y los de la cría están en el mismo nivel- y verticales o colmenas de alzas –se añaden pisos o alzas a la cámara de cría para la miel en la época de cosecha-.

Las colmenas verticales tienen ventajas respecto a las horizontales en manejo, menor riesgo de contaminación de la miel con residuos de medicamentos y comodidad de las abejas.

Desde el punto de vista del manejo por parte del apicultor, los colmenares pueden ser estantes donde el emplazamiento es el mismo todo el año o trashumantes donde las colmenas se desplazan buscando las floraciones más rentables desde un punto de vista económico.

En nuestro caso (un colmenar para el autoconsumo o  semiprofesional) la trashumancia no tiene ningún sentido. Una apicultura respetuosa con el medio ambiente requiere de pequeños colmenares distribuidos por todo el territorio y que polinicen todo el año.

En España los modelos utilizados por los apicultores son tres:

- LAYENS: Colmena horizontal de 10 ó 12 cuadros muy utilizada por los trashumantes del centro y el sur de la península. No os la recomendamos por todo lo comentado antes.

- LANGSTROTH  O PERFECCIÓN:  Colmena vertical de 10 cuadros. Es la colmena de alzas más utilizada. Se caracteriza por tener la cámara de cría y las alzas de la misma medida (cuadro de 42 por 20 centímetros).

Sus ventajas son:

  • Facilidad para encontrar material y abejas, por ser la más utilizada.

  • Los cuadros del alza y la cámara de cría son intercambiables.

Sus problemas son:

  • Su cámara de cría es pequeña. A consecuencia la reina tiende a subir a poner huevos al alza (impedir que la reina suba al alza y luego hacerla bajar a la cámara de cría es una de las principales guerras que tenemos los apicultores todos los años), presenta mayor tendencia a la enjambrazón y suele necesitar añadir reservas al principio del invierno.

  • Un alza lleno de miel puede pesar 30 kilos con facilidad, por lo que no es recomendable si no tenemos un buen acceso al colmenar.

 - DADANT O INDUSTRIAL: Colmena vertical de 10 cuadros. Utilizada por unos pocos apicultores, sobre todo de zonas de montaña del norte de España. La cámara de cría es grande (cuadro de 42 por 27) mientras que el alza mide la mitad (cuadro de 42 por 13).

Sus ventajas son:

  • El tamaño de la cámara de cría. Es la colmena que mejor se adapta a la biología de la abeja. La puesta de la reina presenta un ovalo perfecto sin interrupción. Esto condiciona una menor tendencia a la enjambrazón, la reina no suele subir a las alzas ( o si sube, baja con rapidez) y tiene muchas reservas todo el año.

  • El alza lleno de miel pesa menos (alrededor de 20 kilos).

Sus problemas son :

  • Los panales de la cámara de cría no son intercambiables con los del alza.

  • Podemos tener dificultad a la hora de comprar material, si no es un modelo utilizado en nuestra región.

Tanto la colmena perfección como la industrial son dos modelos válidos para una explotación apícola racional. La elección de uno u otro modelo depende de gustos y preferencias personales.

 

 


Colmena fijista  

 

 


Colmena vertical o de alzas  

 

 

 


Cuadro de cría langstroth  

 

 


Cuadro de cría dadant  

 

 

   
CONSEJOS A LA HORA DE COMENZAR.

 No debemos obsesionarnos con si el emplazamiento es el ideal o no. Las descritas son las condiciones perfectas, pero las abejas en estado “silvestre” viven en cualquier condición imaginable y hay apicultores que disfrutan sus abejas prácticamente en cualquier sitio. Lo importante es decidirse a dar el primer paso e ir aprendiendo de los errores.

A la hora de iniciarnos en una actividad como la apicultura lo más aconsejable es ponernos en contacto con apicultores de la zona. Ellos podrán asesorarnos en cuanto a usos y tradiciones de la región, modelos de colmenas usados, floraciones principales, época de cata,...etc.

 Asociarse siempre es conveniente y en ocasiones imprescindible para tramitar registros y seguros apícolas. Suele haber asociaciones apícolas en todas las ciudades.

 Las abejas se las tendremos que comprar a algún apicultor. Cuando compramos abejas lo habitual es que nos vendan lo que llamamos un núcleo. Consiste en una pequeña colmena de 5 cuadros que contienen cría, abejas, una reina joven y provisiones. Introduciremos todo el contenido en nuestra caja vacía y meteremos 5 panales para completar el espacio que nos queda. La caja o portanucleos se la queda el apicultor, ya que nosotros solo compramos el contenido.

Otra posibilidad es comprar colmenas en producción. La ventaja de esto es que la colonia nos dará miel el primer año.

¿Por cuánto dinero me puede salir la instalación del colmenar? Me imagino que esto es lo que os estáis preguntando. Vamos a hacer un pequeño presupuesto aproximado para que hagáis cálculos del desembolso a la hora de iniciar la actividad:

- Colmena Langstroth con alza y cera - 55 euros

- Núcleo de abejas - 48 euros

- Base para 3 colmenas  - 18 euros

- Buzo de apicultor con careta - 57 euros

- Guantes  - 5 euros

- Espátula, ahumador y cepillo - 22 euros

Este será el equipo básico de todo apicultor; Por unos 200 euros podemos empezar nuestra pequeña explotación si bien lo recomendable es comenzar con, al menos, dos colmenas.

Puede parecernos una inversión demasiado grande pero compensa por las satisfacciones y beneficios que obtendremos.

 El mayor desembolso va a ser, sin duda, la maquinaria para la extracción de miel. Para pequeñas producciones lo más aconsejable es ponerse de acuerdo con un apicultor para extraer en sus instalaciones. Las asociaciones de apicultores suelen tener alquiler de extractores para los socios.

 


Colmenar en claro de bosque  


En primer plano un portanúcleos  

 

 

 



La miel es solo una de las muchas satisfacciones que nos van a dar nuestras abejas

   

Desde FAPAS esperamos que os animéis con este oficio necesario en peligro de desaparición.

Cualquier duda que tengáis podéis consultarla en apicultura@fapas.es

         

Las abejas y la miel
  

 

www.fapas.es