La población de lobos crece un 35% en Soria y sigue en expansión

El lobo está en expansión en Soria, como en el resto de Castilla y León. Por muchas razones.

2-01-2008

Hervada

El lobo está en expansión en Soria, como en el resto de Castilla y León. Por muchas razones. Según los expertos, se suman a su carácter muy adaptable, "si no se les mata", matiza Carlos Sanz, características como la despoblación en el medio rural, lo que les permite moverse con mayor libertad, y la proliferación de especies silvestres como jabalíes y corzos, que forman parte de su dieta, además de una mayor aceptación desde el punto de vista social. "Antes la Administración pagaba por cada ejemplar, y ahora tienen cierto nivel de protección con respecto a cepos y venenos", puntualiza Sanz, uno de los mayores defensores y expertos del lobo en España.

La proliferación de esta especie ha sido significativa desde 1988, año en que comenzó una recolonización de un área de unos 19.700 kilómetros al sur del Duero en toda la región. Según un estudio elaborado por Juan Carlos Blanco y Luis Llaneza sobre la población del lobo en Castilla y León, encargado por la Junta, entre 1988 y 2001 el área de expansión de la población reproductora ha aumentado un 35%, sobre todo en el sur del Duero y en Soria.

Entre 1.500 y 2.000 ejemplares.

Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente aseguraron ayer que existen en la región "entre 1.500 y 2.000" ejemplares.

En el caso de Soria, Carlos Sanz habla de un "aumento" y estima, como experto, en unos "tres o cuatro grupos reproductores" los que residen de una forma más o menos continua en la provincia. Cada uno podría estar compuesto por entre tres y ocho animales, pero "son sólo estimaciones, nadie lo sabe porque son datos muy relativos". A estas cifras hay que restar las del furtivismo que existe en la Comunidad, como destaca el experto, y que supone la principal reducción. Sanz señala que son "entre 200 y 300 los lobos que se matan al año en la región".

En la década de los 90, los lobos del norte intentaron colonizar terrenos desfavorables, las poblaciones de las llanuras cerealistas se incrementaron y se saturaron y fue el momento de atravesar el río Duero.

Una zona donde ya se había olvidado la presencia del lobo y donde principalmente los ganaderos están desacostumbrados. Esa falta de seguridad en el rebaño y la ausencia de carroña en los montes (eliminada como consecuencia de la epidemia de las vacas locas) lleva aparejado un aumento de ataques al ganado. Sanz afirma que hay más bajas en el sur que en el norte, precisamente porque "les pilla desprevenidos". Es el lado negativo de esta expansión.

Bajo esta premisa, la Junta de Castilla y León prepara el Plan de Conservación y Gestión del Lobo, "que ya está terminado, a falta de alguna tramitación administrativa y de la aprobación del Consejo de Gobierno", confirmaron ayer fuentes de la Consejería de Medio Ambiente. .

Según ha podido saber HERALDO DE SORIA, la aprobación, prevista para primeros de 2008, tal y como anunció la consejera, María Jesús Ruiz, podría retrasarse hasta marzo.

Plan de Gestión

Con este plan, la Junta permitirá cazar lobos también al sur del Duero (hasta ahora sólo era posible en el norte), como una respuesta a la proliferación de ejemplares. "Personalmente considero que no es necesario y puede seguir siendo la propia Junta la que controle la población a través de algún colaborador que elimine a esos lobos conflictivos", apunta Sanz, al sostener que "todavía el número de lobos no justifica las batidas" y que el objetivo es que esta especie se extienda hacia el sur, repoblando zonas como Sierra Morena y Castilla La Mancha.

A esto se suma que una directiva europea únicamente contempla los controles específicos de la guardería, es decir, batidas controladas por la Junta para erradicar a las manadas de lobos que han causado problemas, según Sanz.

El objetivo de los defensores del lobo es que Soria pueda servir de puente hacia Castilla La Mancha.

http://www.heraldodesoria.es/

 

www.fapas.es