Vuelve el oso al Pirineo francés
París dejará en libertad a cinco plantígrados procedentes de Eslovenia al norte de Val d´Aran y Monte Perdido

cannelleLLUÍS URÍA - 14/03/2006
París. Corresponsal

Tenían que ser quince, pero al final serán sólo cinco. Una cifra "razonable y tranquilizadora", en palabras de la ministra francesa de Ecología, Nelly Olin, que espera así apaciguar el temor de agricultores y ganaderos. El Gobierno francés dejará en libertad, entre los meses de abril y julio próximos, otros cinco osos pardos en la vertiente norte del Pirineo para sustituir a los tres introducidos entre 1996 y 1997 -Melba, Claude y Cannelle- y que fueron muertos por cazadores. Los animales, cuatro hembras y un macho procedentes de Eslovenia, se sumarán a los entre 15 y 18 ejemplares que se calcula que viven en libertad en toda la cordillera pirenaica.

Nelly Olin desveló ayer los lugares donde los cinco osos serán puestos en libertad. Se trata de los municipios de Arbas, Bagnèresde-Luchon y Burgalays (Alto Garona), y Bagnères-de-Bigorre (Altos Pirineos), junto a Val d´Aran y al norte del Monte Perdido, respectivamente. Los alcaldes de estas cuatro poblaciones están a favor del proyecto y ayer comparecieron junto a la titular de Ecología en la conferencia de prensa de presentación para expresar su compromiso. El alcalde de Arbas, François Arcangeli, se mostró orgulloso de poder contribuir a "salvaguardar la biodiversidad del Pirineo".

La ministra subrayó que, en tanto que los osos acostumbran a traspasar la frontera entre Francia y España, el programa ha sido previamente concertado con la ministra española de Medio Ambiente, Cristina Narbona, con quien se reunió la semana pasada. La captura y el traslado a Francia - en camión- de los osos serán seguidos por un equipo francés integrado por un biólogo, un veterinario y tres ayudantes. Los animales serán puestos en libertad en lugares seleccionados para garantizarles la posibilidad de encontrar refugios tranquilos donde hacer oseras en un radio de dos o tres kilómetros.

La cifra de osos que reintroducir debía ser notablemente superior para garantizar el éxito de la repoblación. El antecesor de Olin en el ministerio, Serge Lepeltier, había planeado soltar quince ejemplares en tres años. Pero la oposición local ha aconsejado al Ministerio de Ecología a actuar con prudencia.

Los paños calientes del Ministerio de Ecología distan mucho, sin embargo, de haber convencido y tranquilizado a todo el mundo. El pasado viernes, entre 300 y 400 personas - agricultores, pastores y cargos electos locales- se manifestaron en Toulouse para protestar por esta nueva reintroducción de osos en la zona. Para los opositores, el retorno de los plantígrados puede resultar peligroso para las personas, además de perjudicial para la economía local a todos los niveles. Algo en lo que no está en absoluto de acuerdo todo el mundo. Un grupo de una decena de alcaldes del Pirineo francés, decididos a explotar la veta turística del oso, se han convertido en los mejores aliados de los ecologistas. Desde el ministerio se intenta tranquilizar a los habitantes y visitantes de la zona asegurando que en los últimos 150 años no se ha consignado la muerte de ninguna persona a causa del ataque de un plantígrado en el Pirineo.

http://www.lavanguardia.es/

 

www.fapas.es