El oso cría esperanza

10-febrero-2006

La población oriental, la más amenazada, cuenta con seis oseznos, la cifra más alta de los últimos 15 años y el doble de la media habitual

Oviedo, María ALONSO

Más osos. La población oriental de oso pardo tuvo en 2005 seis oseznos, lo que supone el mayor número de crías de esta población en los últimos quince años. La presencia de oseznos en el Oriente se ha duplicado, ya que el año en el que más crías se detectaron en los últimos quince fue en 2003, cuando nacieron tres oseznos. La media anual solía estar en dos oseznos al año. El presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, anunció ayer que el récord batido en la población osera del Oriente también se registrará en el Occidente donde, aunque todavía no está terminado el recuento, ya se han superado los once oseznos del año pasado. Palomero señaló que los recuentos en la zona oriental se hacen con la colaboración de los guardas de las distintas administraciones autonómicas.

La población oriental está formada por unos 25 o 30 ejemplares que habitan en los límites de Cantabria, León, Palencia y Asturias, separados desde hace años de la población occidental, más numerosa. El Gobierno de Cantabria y la Fundación Oso Pardo anunciaron ayer que el año pasado tres hembras de la población oriental parieron tres, dos y un osezno, respectivamente, que se unen a los siete nacidos en los dos años anteriores (cinco en 2003 y dos en 2004).

Sin embargo, este grupo de osos también sufrió en septiembre del año pasado dos bajas no naturales, causadas por el hombre, la de un oso que murió envenenado en Resoba (Palencia) y la de otro que recibió disparos de posta en Polentinos (Palencia), según los informes remitidos a la fiscalía por la Junta de Castilla y León. La Fundación ha planteado la necesidad de realizar un mayor control de los productos que provocan los envenenamientos.

Cantabria reparte pastores eléctricos

Cantabria regalará pastores eléctricos a los ganaderos de las zonas rurales para evitar que los osos causen daños a las colmenas. La Fundación Oso Pardo y el Gobierno de Cantabria renovaron ayer el convenio de colaboración que mantienen desde 1995 y se comprometieron a subvencionar las actividades de esta organización conservacionista con 287.166 euros durante los años 2006 y 2007.
El convenio renovado incluye, además, un programa de educación ambiental que lleva regularmente a los escolares a conocer el hábitat de este animal. Este convenio servirá para mantener en activo las patrullas de la Fundación en la zona. Los especialistas que componen la patrulla se encargan de recopilar todos los datos sobre la presencia de esta especie en los montes de Campoo, Polaciones y Liébana y también colaboran en la represión del furtivismo.
La patrulla que trabaja en Cantabria ha detectado la presencia del oso en los montes cántabros en 356 ocasiones entre 2004 y 2005, frente a las 268 presencias constatadas entre 2002 y 2003 y las 132 de 2000 y 2001. Estos datos ponen de manifiesto que la población oriental de oso, la más reducida y también la que tiene más difícil su supervivencia, va mejorando.
Fuentes del Gobierno cántabro aseguraron ayer que el aumento de la población se debe a que los montes tienen una buena calidad de hábitat y a que las medidas de conservación aplicadas hasta ahora comienzan a fructificar».

http://www.lne.es/

 

www.fapas.es