Guillermo Palomero: «La población de osas ha crecido el 60% en los últimos diez años»

«Si el ritmo de aumento sigue igual, se debería plantear llevar una hembra del Occidente al Oriente»

23-11-05

Oviedo, María ALONSO

La viabilidad o no de la población occidental de oso pardo cantábrico ha logrado abrir un debate entre los especialistas del mundo osero. El presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), Guillermo Palomero, defiende los resultados del estudio de su organización asegurando que utilizan baremos realizados por los mejores especialistas. Sostiene que en diez años las osas con crías han crecido un sesenta por ciento. Además, Palomero aboga, si la población sigue a este ritmo, por llevar una osa joven del Occidente al Oriente para lograr que la población oriental se recupere.

-La viabilidad o no de la población occidental de oso pardo está provocando cierto revuelo entre los especialistas.

-Yo creo que es una polémica muy académica y que tiene poco sentido debatir sobre viabilidad. Hay que hacer unas precisiones en este sentido, aunque para nosotros el concepto de viabilidad, en cuanto a término académico, es poco importante. Es un concepto que se establece con planteamientos teóricos que a unos autores les da unas cifras y a otros, otras. Nosotros hemos elegido la única referencia que hay para osos europeos, que es la que han realizado el mejor y más afamado equipo de estudiosos en Europa, el equipo escandinavo. Y los escandinavos nos dicen que en osos europeos una población es viable con 25-30 ejemplares y tiene que haber, por lo menos, más de ocho hembras mayores de un año. Nuestra población occidental está muy por encima de eso. Vale que son cifras que son referencias, pero son cifras que todos seguimos. Y yo prefiero seguir estas teorías que no la de investigadores americanos que hablan de centenares de osos. Para nosotros es la mejor referencia y basándonos en ella decimos que creemos que nuestra población de osos occidental es viable. Insistimos en que para nosotros tiene menos interés que lo realmente importante, el hecho de que la población de osos crece. Hemos estudiado una serie de quince años de censos de osas con crías y hemos determinado que las dos poblaciones cantábricas están en crecimiento, han pasado los baches y están subiendo. Y eso es lo más importante y eso es lo que, por fin, Javier Naves acepta y ya no niega: que los osos estén creciendo porque hasta hace cuatro días se negaba este crecimiento. Para nosotros está demostrando que, sin factores externos, y de forma natural, está recuperándose.
-¿Y si habla de números?

-En 1993 se estimó que había quince hembras reproductoras en la población occidental y en 2003 se determinó que había veinticuatro, lo que supone un crecimiento de un sesenta por ciento, por tanto ahora la población es más viable en términos de conservación. Y eso es lo que a nosotros nos importa, y no la discusión académica de cuál es el número de referencia de una población para que sea viable. Aun así, hemos cogido un número de referencia y seguimos manteniendo que la población es viable.
-¿A qué atribuye el crecimiento?
-Al trabajo de conservación que se ha realizado. Mucha gente ha trabajado muy duro. Los guardas han hecho un trabajo positivo, así como las distintas organizaciones y entre todos hemos ido consiguiendo que las amenazas de conservación para el oso pardo sean cada vez menores. Nuestro trabajo en la Fundación se basa en trabajar fuerte en las medidas de conservación, bien arropados por nuestro comité científico, que es un auténtico lujo y que avala nuestros pasos.
-¿Y el aumento seguirá?
-Si seguimos trabajando con el mismo éxito dentro de cinco años será más viable todavía. Ya veremos hasta dónde llega el crecimiento. Ahora mismo crece de forma natural y tenemos que trabajar para que sea más viable.
-¿Ustedes no vinculan viabilidad a peligro de extinción?

-No. Los propios criterios para catalogar o descatalogar especies no consideran solamente la viabilidad. Aunque una población sea viable puede seguir catalogada como en peligro de extinción, ya que hay más criterios para catalogar o descatalogar a una especie. Se puede decir que la población de osos occidental es viable, pero no hay la más mínima razón para descatalogarla, porque todavía hay veneno en el campo, todavía hay lazos que quitar y hay que cuidar el hábitat. En definitiva, hay mucho trabajo por hacer.
-¿A la hora de hablar de la situación del oso pardo su Fundación remarca las diferencias entre las dos poblaciones?

-Se puede hablar de los osos cantábricos en general, pero los genetistas del Museo de Ciencias Naturales con sus trabajos nos han dicho, a los que sabemos poco de ese tema, que son dos poblaciones separadas que tienen matices genéticos diferentes. Podemos hablar del oso pardo cantábrico, pero tenemos que saber que el oso se distribuye en dos poblaciones genéticamente separadas. Aunque pase un ejemplar de una población a otra, y algún macho ha pasado, no deja descendencia. Así que los que lo han estudiado nos dicen que son dos poblaciones. Como yo no soy experto en ese tema me atengo a los trabajos realizados por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En esencia hay que respetar el trabajo de los demás y cuando hay unos investigadores que han dicho una cosa, salvo que alguien demuestre lo contrario, hay que tenerlo en consideración. Son dos poblaciones de osos diferentes sometidos a una misma estrategia, pero con sus peculiaridades. Es urgente poner a las dos poblaciones en contacto.
-Ustedes abogan por trasladar ejemplares para lograr superar los problemas que tiene la población oriental.

-Hay que ver si la población occidental sigue creciendo y habrá que estudiar seriamente si es posible trasladar una hembra joven del Occidente al Oriente. Yo creo que es una cuestión de sentido común. Si vemos que la población sigue creciendo a la velocidad actual, con ese sesenta por ciento de crecimiento de las osas reproductoras en diez años, en algún momento deberemos apoyar a la otra población. Al tiempo se debe trabajar sobre el corredor, porque es bueno para el oso y para la Cordillera. Todo trabajo para mejorar la comunicación entre los dos sectores de la Cordillera será bueno.
-La descendencia de «Paca» y «Tola», ¿el cuento de nunca acabar?
-Creemos que sería bueno, por la función de sensibilización que ejercen «Paca» y «Tola» como heroínas del furtivismo, intentar que tuvieran una descendencia que perpetuará su papel. Por otro lado, yo no haría esfuerzos porque las osas formaran parte de un programa de cría y suelta en libertada, porque sería realmente complicado. Yo trabajaría por que conocieran osos por fin, pero sin más aspiraciones que la propia perpetuación de su labor. A lo más que se puede aspirar es a que tengan ositos, si es posible, con un oso centroeuropeo.

www.lne.es

www.fapas.es