Hartasánchez: «El oso pardo ya sólo puede sobrevivir en el área cantábrica»

22-11-05

Foto

El presidente del FAPAS ofrece en Madrid una charla sobre la especie

Madrid

El presidente del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS), Roberto Hartasánchez, afirma que la emblemática especie del oso pardo sólo tiene posibilidad de mantenerse en zonas de Asturias y de la Cordillera Cantábrica, «último lugar con población viable con esperanzas de sobrevivir».

Hartasánchez, que pronunció ayer por la tarde en Madrid, en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, una conferencia sobre el oso pardo en Asturias y la Cordillera Cantábrica, explicó que la situación de la especie en esta zona es estable. Cifró en 120 ejemplares la población censada en el área cantábrica, a los que habría que añadir otros 25 ejemplares procedentes del área comprendida entre las provincias de León, Palencia, Cantabria y Asturias.

Según el presidente de FAPAS, el oso pardo sufre las consecuencias del «fenómeno sociológico del abandono de los pueblos» y pérdida de diversidad tras el abandono por parte del hombre de cultivos como el del árbol frutal, del que se alimenta esta especie. Asimismo, explicó que este animal está siendo privado del acceso a otra fuente de sustento tradicional, la carroña, tras la resolución de la Unión Europea que obligó a su recogida selectiva en alta montaña a causa de la Encefalopatía Espongiforme Bovina.

Hartasánchez aseguró que la situación del oso ha cambiado mucho con el paso de los años, puesto que en el pasado, «matar un oso era motivo de orgullo y honor», mientras que «quien mata hoy un oso es un delincuente».

Hartasánchez añadió que, entre los objetivos primordiales de FAPAS se encuentra el control y seguimiento de la especie, la identificación de nuevos factores de riesgo y la búsqueda de soluciones para ellos.

www.lne.es

 

www.fapas.es