lunes, 27 de noviembre de 2017

¿SABEMOS ALGO MÁS DEL OSO TIROTEADO EN PALENCIA?.

Claro que no,  ni  se sabe ni se quiere saber. Una vez más la audaz manipulación oculta la presunta muerte de un oso en el Parque Natural de Fuentes Carrionas

Y es que todo apunta indefectiblemente al manejo  de la situación y a las circunstancias.

Bajo   la justificación de la peligrosidad de la presencia de un oso  herido, se cierra el perímetro donde  ha sido alcanzado. Luego, el tiempo diluye la situación y desaparece la responsabilidad.
Así, cada vez que hay un oso alcanzado a tiros y no queda muerto  en el sitio.

Luego viene la desinformación con todo tipo de manipulaciones para concluir que no se ha podido localizar al oso herido, si bien, la herida era leve.

Aun así, la caza es lo primero, la conservación del oso en segundo plano


Realmente, ¿ cómo se caza en estas zonas oseras? 

Este es el recorrido del oso herido a tiros por los cazadores.


En rojo los puestos donde estaban situados los cazadores. En verde, el recorrido que hizo el oso  mientras fue alcanzado por los disparos.

Todos pensamos que estas confusiones se producen por la  celebración de las cacerías en lugares intrincados de vegetación con escasa visibilidad.

Sin pretender deducir intencionalidad o no, lo cierto es que  en este caso, una vez más se comprueba la verdadera situación. Se dispara a todo lo que se mueve. Se dispara primero y se mira después. El terreno no ofrece ninguna dificultad para que quién esté cazando no tenga capacidad de  saber a qué se dispara.   Y si no se sabe, no puede disparar.

Pues  SÍ, hay que seguir cazando en  estos territorios donde quedan   los últimos ejemplares de oso de la zona oriental. Aunque sea un Parque Natural con una clara definición jurídica de que la conservación de la naturaleza está por encima de otras actividades, como la caza.  Los hay que protegiendo al oso, no se muerden la lengua, faltaría más.


Calzoncillo bajado. A ver qué es lo siguiente en bajarse.