viernes, 1 de septiembre de 2017

SEGUIMOS EL CAMINO DE AURELIÓN DE MONTE EN MONTE Y NOS ENSEÑA COSAS

Su única preocupación en estos momentos es encontrar comida, pero se encuentra bien alimentado y no necesita de las abejas 



Para mucha gente, hacer fotos es solamente conseguir una instantánea  bonita. Pero para  el FAPAS, las cámaras son una herramienta  extraordinaria para obtener información.

Os  acordáis de los osos muertos y que en las necropsias se dijo que la causa de la muerte era posiblemente por el ataque de otros osos.  Pues bien, el seguimiento de osos como Aurelión, un buen macho dominante nos enseña cosas.


Este es uno de los osos que aparecieron muertos en extrañas circunstancias en la Cordillera Cantábrica.   Su estado físico  era perfecto, claro está, salvo el agujero que presentaba en el pecho y la sangre que salía por la espalda.

La necropsia argumentó una posible causa de muerte por peleas entre machos.

Aurelión, como hemos podido ver en otros muchos osos, presenta las heridas características que se hacen los machos al pelearse entre sí en la época de celo.

También nos enseña que cuando está bien alimentado, causa menos daños. Las pequeñas abejas se convierten en incómodos insectos que son capaces de ahuyentar incluso al oso.


En esta captura del vídeo, podemos ver con total fidelidad que le falta una buena parte de la oreja izquierda. Es una de las heridas más características que presentan  ejemplares   adultos que luchan entre sí.

Otra  herida típica  es la que se hacen en hocico y boca cuando se muerden enfrentando dientes contra dientes.


Es lo que podemos comprobar con  facilidad cuando se obtienen estas buenas imágenes que sirven para mucho más que para disfrutar de una foto.

Si en los cadáveres de los osos muertos, no se encuentran estas señales inequívocas de peleas entre machos, es que nos están engañando.

Y es eso lo que ha sucedido durante  los últimos años con las necropsias hechas a osos pardos. Un fraude.  Un lamentable engaño para ocultar la realidad de muertes causadas presuntamente por acciones ilegales de cazadores furtivos, u osos muertos  simple y llanamente en el desarrollo de cacerías autorizadas, pero en las que se dispara contra todo lo que se mueve.


 Pero volviendo a Aurelión y el seguimiento que   se le está haciendo con las cámaras automáticas, aquí le volvemos a ver husmeando las colmenas, y esta vez, aunque sea un   gran y poderoso macho,  tiene que salir corriendo  ante la defensa que hacen de su colonia las abejas. No siempre el más fuerte gana.

seguimos a aurelión from FAPAS on Vimeo.