domingo, 20 de agosto de 2017

SALVAR LA VIDA DE UN OSEZNO

Durante  un año, las cámaras del FAPAS han testimoniado la supervivencia de un osezno huérfano.

La primera vez que  fue localizado se encontraba en una situación extrema, al borde  de la muerte. La caquexia era evidente por el estado de desnutrición que tenía.

Se trataba de un osezno  de apenas unos meses que no se encontraba en compañía de su madre. Las circunstancias son imposibles de  saber. No ha aparecido ninguna osa muerta por el entorno, ¿abandono de una hembra primeriza?. Quizás.



¿Capturarlo?, para qué,  quizás termine  en un cercado osero sirviendo de espectáculo a los turistas, pues no. La verdad es que   desde el FAPAS no vemos esta posibilidad que tanto hace la boca agua a políticos y politicuchos. Alcaldes,  que suspiran por tener osos encerrados en su municipio para servir de reclamo turístico aunque ya estén en espacios naturales donde  viven osos en libertad. Pero los que están por el monte no les sirven, se ven poco.


Durante meses, día a día, el osezno ha sido   controlado por el FAPAS, y mes a mes, hemos podido comprobar  su evolución hacia un estado físico satisfactorio. Pero tan importante como su estado físico ha sido evaluar su comportamiento.  En todo momento salvaje.

El osezno una vez superada su crítica situación física  ha  ocupado de manera permanente un  área concreta  de gran tranquilidad en el bosque, compartiendo el terreno con  otra fauna, lobos y osos adultos.

Una experiencia inédita que confirma la capacidad de supervivencia de los oseznos huérfanos y su perfecta adaptación a la vida salvaje. Una experiencia que nos abre los ojos ante posibles trabajo de reintroducción en otras áreas donde se pretende que el oso sobreviva.

El área oriental de la cordillera Cantábrica sumida en una crisis límite de supervivencia osera, por mucho que se venda su  recuperación, que es totalmente falsa.   La  negativa a recuperar  la población osera occidental de los Pirineos, donde solo quedan machos  y con su muerte desaparecerá el oso de esa zona.

Claro, recuperar un osezno o tratar de reintroducirlo en otra área, es un trabajo de conservación a coste prácticamente nulo. Nada interesante ante el negocio montado con la conservación del oso actualmente, a golpe de millones de la Unión Europea para  pequeñas acciones.  Recordemos aquel fraudulento proyecto LIFE propuesto para reintroducir osos en Pirineos, 14 millones de euros de presupuesto

¡¡¡DENUNCIEMOS EL  SUCIO NEGOCIO DE LA PROTECCIÓN DEL OSO!!!



Historia completa de la recuperación del osezno.

Podemos ver en el programa nº º13 FAPAS EN ACCIÓN, entre los minutos 16,24 al 21,51  un reportaje sobre la evolución de este osezno que ha conseguido sobrevivir a la  muerte



NOTA:  el  Vídeo FAPAS EN ACCIÓN nº 13, es un programa de TV de FAPAS, emitido ya y que contiene imágenes no actualizadas, como es el CONCURSO, que ya no posee validez.