miércoles, 16 de agosto de 2017

LA COMUNICACIÓN ENTRE LOS OSOS

Como en otras muchas especies, los osos necesitan comunicarse entre ellos


Viendo las imágenes, bien podríamos sospechar que lo que le sucede al oso es que tiene la pelambrera llena de  bichos y necesita rascarse porque le pican. Pero no,  restregarse por un tronco es para el oso un medio de comunicación, dejar señal de su presencia en un territorio para que lo sepan el resto de congéneres.

Son puntos estratégicos, situados en  cruces de caminos o senderos.  Determinados árboles funcionan como auténticos semáforos que  se ponen en rojo cuando un oso va a pasar por allí. Les obliga a pararse y dejar  constancia de su presencia.

Estos lugares tienen un gran valor para  identificar a los osos de un territorio.  En vez de andar detrás de ellos molestándolos, solo hay que esperar a que se pongan delante del objetivo. Con  facilidad podemos  comprobar si se trata de   un macho o una hembra. 

Según la época del año,  evaluar su estado físico, tomar nota de algunas características físicas del ejemplar, manchas en los laterales, o incluso llegar a medirlos. Todo ello es información válida para determinar  e individualizar el número de  osos que utiliza un determinado territorio.



En Agosto hay mucha actividad. Ha terminado  la época de celo y los movimientos de un valle a otro suelen ser muy frecuentes.  En cada punto de contacto  realizan su marcaje.  El FAPAS, se aprovecha de  ello.